tension-arterial_edited.jpg

Hipertensión arterial sistémica

Es una enfermedad que adquirida, multifactorial e incurable en la mayoría de los casos.  Es decir es una enfermedad que puede manifestarse en cualquier momento   a lo largo de nuestra vida adulta. (puede haber hipertensión en gente jóven incluso en niños, pero ese es un tema que tocaremos en otro momento ya que estas situaciones se salen del concepto de hipertensión arterial que estamos revisando).

Le llamamos multifactorial porque habitualmente es una enfermedad que no tiene una causa específica…es decir influyen cientos de factores (herencia, edad, género, complexión, sedentarismo, alimentación, etc…).

Esta enfermedad no se cura se controla. En algunos casos muy particulares pudiera llegar a controlarse sin fármacos. La realidad es que la mayoría de los pacientes requieren tratamiento farmacológico. La buena noticia es que las opciones de  tratamiento antihipertensivo actual son variadas y suelen ser eficaces en la gran mayoría de los pacientes.

 

La gran mayoría de hipertensos son diagnosticado de manera incidental (es decir como un hallazgo durante un chequeo de otro tipo, probando el aparato de tía, etc..). La idea a resaltar en este punto es que muchos pacientes pueden no tener ningún síntoma.

Esto es  debido a que los niveles de presión suelen irse elevando gradualmente a lo largo del tiempo y nuestro cuerpo puede llegar a adaptarse  a presiones arteriales muy altas y de esta manera permitir al cuerpo adaptarse gradualmente  sin generar ningún síntoma. Por otro lado algunos pacientes pueden ser más sensibles y presentar síntomas inespecíficos que van desde dolor de cabeza, mareos, fatiga, etc…En todo caso los síntomas de la hipertensión no son exclusivos de esta enfermedad.

 

Definición

 

Por definición se clasifica a un individuo como hipertenso cuando de terminan cifras en reposo en dos o más ocasiones mayores a 120/80 mmHg (milimetros de mercurio), (es importante mencionar que en el mundo existen muchas clasificaciones en términos del grado de hipertensión,  pero a manera práctica seleccioné la cifra más utilizada)

 

Afectaciones:

La presión arterial elevada causa múltiples daños a diferentes órganos en nuestro cuerpo. El hecho de que en muchos casos pude cursas asintomática es más que una ventaja un problema. Muchas personas al sentirse bien pueden ser renuentes o no estar convencidad de la necesidad de tratamiento.

Para explicar esta situación podemos poner el ejemplo un tanto burdo de una “tubería que transporte algún fluído” si la presión dentro de esta tubería se eleva generará daños eventualmente en la propia tubería en esta caso hago una analogía con las arterias que son las que son dañadas por la presión elevada en su interior. Este daño favorece el desarrollo de otras enfermedades muy graves: enfermedad de las arterias coronarias, enfermedad de las arterias del cerebro, y además afecta a la bomba de esta sangre que este caso es el corazón. El corazón al tener que luchar en cada latido contra una presión mayor para poder vaciar su contenido generan a lo largo del tiempo un daño que se establece crónicamente en el corazón y puede ser irreversible.  Esto principalmente lo afecta en el sentido de su tamaño, peso y su capacidad para bombear sangre. Hace algunas décadas la hipertensión arterial sistémica era una de las principales causas de enfermedad cardiovascular grave.

 

Recomendaciones:

Las reglamentarías: cuidar el peso óptimo, alimentación balanceada, ejercicio, y mantener una visita al médico al menos una vez al año.